martes, 2 de mayo de 2017

Convocatoria para el número final de Cuásar

El nuevo llamado para el envío de cuentos para el último número de Cuásar cierra el 1 de agosto. Las condiciones se pueden leer aquí: http://cuasarcienciaficcion.blogspot.com.ar/2016/08/convocatoria-para-el-numero-final-de.html

Entrevista a Carlos Gardini, por Luis Pestarini

Carlos Gardini fue el mayor escritor de ciencia ficción de la literatura argentina. Él no se consideraba un escritor de género sino que la ciencia ficción le resultaba una herramienta adecuada para expresar sus ideas narrativas. Su obra literaria no es muy extensa: trece libros en más de treinta años, varios reeditando textos previos. Ganó en tres ocasiones el Premio UPC de la Universidad Politécnica de Cataluña de novela corta de ciencia ficción para obras inéditas, cuya dotación era la más alta para un premio de ciencia ficción y, como era multilingüe, habilitó la participación de escritores de otras lenguas, entre ellos algunos de los más prestigiosos de los últimos años. Fue el autor que más veces ganó este premio. Entre sus libros destacan Mi cerebro animal (cuentos, 1983), Primera línea (cuentos, 1983), Sinfonía Cero (cuentos, 1984), El libro de la Tierra Negra (novela, 1991), El libro de la tribu (novela, 2001), Vórtice (novela, 2002), Fábulas invernales (2004), Tríptico de Trinidad (novela, 2010) y La Ciudad de los Césares (cuentos, 2013). Además, fue un notorio traductor, destacando su versión completa, con prólogo y notas, de los sonetos de Shakespeare. Murió el pasado 1 de marzo, a los 68 años, en plena labor creativa.
Esta entrevista fue publicada en el número 3 de Cuásar, en el invierno de 1984, cuando Gardini estaba en los comienzos de su carrera, pero ilumina sus influencias y aspiraciones, y su opinión sobre la ciencia ficción y ciertos autores. Gardini tenía 36 años y el autor de la entrevista sólo 22. Se han eliminado pequeños fragmentos que han perdido vigencia con el paso del tiempo.

La ucronía en la literatura argentina, por Luis Pestarini

La ucronía es una forma muy dinámica dentro de la ciencia ficción: la historia como no fue pero como podría haber sido. Tal vez la obra más famosa dentro de esta corriente sea El hombre en el castillo, de Philip K. Dick, ambientada en un mundo donde Estados Unidos está dividido entre Japón y Alemania después de que ganaran la II Guerra Mundial. Esta corriente también tiene sus ejemplos en la literatura argentina, aunque no son muy visibles. Este artículo intenta hacer un repaso de las principales obras que cultivan la historia alternativa en nuestra literatura.

domingo, 30 de abril de 2017

Prólogo inédito a The Preserving Machine de Philip K. Dick

Philip K. Dick escribió un prólogo para la edición estadounidense de su colección de cuentos The Preserving Machine que finalmente no fue incluido en el libro. Originalmente publicada en 1969, en español fue dividida en dos volúmenes: En la Tierra sombría  y La máquina preservadora, publicados originalmente por EDHASA en la colección Nebulae (2ª época), a fines de los años setenta (el segundo volumen fue reeditado por Sudamericana en Argentina unos años después). Este prólogo es revelador en cuanto a la concepción que tenía Dick sobre la diferencia entre cuento y novela.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Crimen y castigo: Gulliver Foyle y Edmundo Dantés, por Paula Ruggeri

Hay una estrecha relación entre El Conde de Montecristo y Las estrellas mi destino, una de las novelas centrales de la ciencia ficción. Historias de venganzas sin límites, los dos protagonistas de estas historias, hombres brillantes y valerosos ejecutando un plan siniestro, tienen mucho en común, como desarrolla Paula Ruggeri en este artículo. 

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Tres cartas de H. P. Lovecraft

Lovecraft fue un prolífico corresponsal que, según estimaciones de L. Sprague de Camp y S. T. Joshi, llegó a escribir unas cien mil cartas, de las que se conservan unas veinte mil. Entre 1965 y 1976, Arkham House publicó Selected Letters en cinco volúmenes, una selección realizada por August Derleth, Donald Wandrei y James Turner con 930 cartas. En años recientes Joshi preparó varios pequeños volúmenes con más material, pero el gran corpus de las cartas permanece inédito, y probablemente así siga puesto que la publicación completa demandaría unos 200 volúmenes similares a los producidos por Arkham. Estas tres cartas pertenecen a las selecciones de Joshi.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Una desconocida pieza teatral de los años veinte, por Luis Pestarini

Se dice que la ciencia-ficción es una excelente herramienta para conocer los miedos y expectativas que atraviesan una sociedad en un momento determinado. Aunque como instrumento de conocimiento es bastante subjetivo, hay textos que revalorizan esta hipótesis. Como ejemplo vamos a tomar una singular obra teatral estrenada en 1924 en Buenos Aires.
            Ya su título es inusual: Los injertados: boceto dramático del futuro en un acto. Su autor, Carlos M. Bertarelli, parece no haber dejado más que esta obra, aunque un sospechosamente parecido Carlos Bertelli es el director y guionista de la película Valle negro, sobre la novela homónima del entonces popularísimo Hugo Wast, realizada en el mismo año que la obra que tratamos aquí. Pero es posible que ésta haya sido su única pieza teatral, al menos la única publicada. El estreno de Los injertados se realizó el 1 de febrero de 1924 en el Teatro Maipo y estuvo a cargo de la Compañía de Enrique Arellano. Se realizaron 36 representaciones consecutivas, cantidad nada despreciable para la época, y no se tiene noticia de que haya sido puesta en escena posteriormente.
            La obra está ambientada en 1950 (más de un cuarto de siglo en el futuro de entonces) y cumple rigurosamente con los preceptos de la ciencia-ficción: la ambientación está cuidada y el tema pivotea sobre la especulación de qué pasaría si... Sobre la precisión de la ambientación escenográfica y su auténtico espíritu de indagación tecnológica, bastan estas notas para la puesta:
            […] Sobre los aparatos de Radio-fotofonografía, en la parte superior, un cuadro, del tamaño natural de la cabeza de un hombre, con un vidrio esmerilado, color verde, subdividido por un reticulado cuadricular: sobre dicho vidrio deberá proyectarse la cabeza de la persona que contesta al teléfono, de la cual se sacarán unos metros de película para el objeto, pasándola por una maquinita proyectora.
            Recordemos que estamos en 1924 y este tipo de puestas son muy novedosas. Más adelante habrá otros apuntes para demostrar que la acción transcurre en un tiempo futuro, en particular el uso de reflectores que guían a aviones monoplaza, que son el vehículo de transporte más usado, al menos para la clase acomodada.

miércoles, 31 de agosto de 2016

El apagón y Cese de alerta, de Connie Willis, por Luis Pestarini

—¿Es una comedia o una tragedia?
“No se refiere a la guerra. Se refiere a todo:  a nuestras vidas y a la historia y a Shakespeare. Y al continuo espacio-tiempo.”
—Una comedia, mi señor —le dijo, sonriéndole.
Cese de alerta, p. 583

El apagón y Cese de alerta son dos libros pero una única novela. No son parte de una serie: el final del primero podría haber sido un capítulo antes o uno después. Ésta es una de las novelas de ciencia ficción más extensas publicadas:  más de 1250 páginas en su edición en español. Si bien esta condición podría desalentar a muchos lectores, vale aclarar que para los lectores que han disfrutado de otros libros de Willis como Por no mencionar al perro o El libro del día del Juicio Final, supondrá una degustación satisfactoria y prácticamente interminable.

domingo, 14 de agosto de 2016

George R. R. Martin como creador, por Paula Ruggeri

Había una vez un autor preocupado por escribir la Gran Novela Americana. Y había una vez un autor deseoso de crecer y contar más y mejores historias. Ninguno de los dos eludió los conflictos éticos que plantea ser humanos, pero el segundo de ellos es quien nos ocupa, aunque es coterráneo del autor de las Grandes Novelas Americanas, y eso, lógicamente, en un comienzo, siendo un adolescente en los sesenta, tuvo su importancia.

miércoles, 10 de agosto de 2016

Una historia política de la ciencia ficción, por Eric S. Raymond

Eric Steven Raymond (Boston, 1957) es reconocido como historiador de la cultura hacker y como uno de los líderes del movimiento open source. Es autor de varios libros sobre estos temas, entre ellos Una breve historia de los hackers (1992) y La catedral y el bazar (1997). De opiniones polémicas, defensor de la libre portación de armas, Raymond se define a sí mismo como neopagano y anarcocapitalista. Ha manifestado numerosas veces su interés por la ciencia ficción, conocimiento que demuestra en este polémico artículo.