viernes, 5 de agosto de 2016

Farmer, Vonnegut y Kilgore Trout, por Edgar L. Chapman

La parodia más destacada de Farmer y su historia de un autor ficticio más importante entre las muchas que realizó es Venus On The Half-Shell (1975, Venus en la concha), publicada por Dell Books bajo el seudónimo de Kilgore Trout. Trout es un escritor de ciencia ficción, pobre y nómada, creado por Kurt Vonnegut Jr., un profeta despreciado y sin honor en su propio país. Enérgico admirador de Vonnegut, Farmer también confesó su profunda identificación con Trout (quien, en realidad, está inspirado en Theodore Sturgeon).
La identificación se fortaleció por muchas cosas: los años de Farmer como un agobiado escritor de ciencia ficción en las primeras e intermedias etapas de su carrera; la experiencia de Farmer como un crítico social incomprendido; y la identificación de Farmer con la pornografía como autor de la Essex House, un destino que molestaba a Trout. Por último, no mucho después del regreso de Farmer a Peoria, fue acusado en 1970 de haber escrito una carta firmada como “Trout” que publicó el Peoria Journal Star, criticando la política de Vietnam del Presidente Nixon, otra irónica identificación entre Farmer y Trout. (Se cree que la carta fue manuscrita por un estudiante secundario.)
En cualquier caso, Farmer, cuando se vio afligido por un bloqueo temporal como escritor, tuvo la idea de materializar una de las novelas inexistentes de Trout y publicarla bajo ese nombre. Obtuvo la autorización de Vonnegut y se puso a trabajar. Cuando Dell publicó Venus on the Half-Shell, con Farmer disfrazado con una barba falsa y un sombrero confederado en la contratapa, el libro se convirtió en la sorpresa de un novato hasta que se conoció la autoría de Farmer, quien hizo poco esfuerzo en ocultarla. Si bien la novela le dio a Farmer cierta inusual notoriedad (e hizo que Vonnegut se arrepintiera de haberle dado la autorización), la revelación de la autoría de Farmer provocó una tendencia a desestimar la obra como si simplemente fuera una parodia entretenida y una broma literaria. Una ironía adicional en este episodio fue el reclamo de Vonnegut en una entrevista con Charles Platt sobre que Farmer había evitado confesar su autoría de Venus con la esperanza de que se incrementaran las ventas por asociación con la reputación de Vonnegut. De todos modos, esta afirmación no tiene sustento en los hechos: Farmer le contó a numerosos amigos, colegas y fans sobre su autoría; en realidad, se informó sobre su auténtico autor cuando Venus fue serializada en The Magazine of Fantasy & Science Fiction. Tal vez no debería sorprender la reacción de Vonnegut, dado que Trout es su invención. Pero cuando Vonnegut declara que siente preocupación de que el libro de Farmer haya hecho daño a su reputación literaria, es difícil tomarlo en serio.

Alejada de su actualidad y su controversia, Venus On The Half-Shell se puede leer como una anatomía animadamente satírica, una novela absurda que se las arregla para parodiar a Vonnegut mientras  ridiculiza la pretenciosidad humana y nuestra búsqueda persistente de respuestas metafísicas en un universo irracional …  
Como sátira, Venus On The Half-Shell tiene muchos momentos excelentes pero contrasta agudamente con la obra de Vonnegut. Cuando Vonnegut es juvenaliano o swiftiano en su tono, su obra sugiere auténtica misantropía. Aquí Farmer es un genial escritor satírico horaciano. Parece haber mayor disposición a aceptar las limitaciones de la vida humana en Farmer, más esperanza en la capacidad humana para disfrutar de la vida, incluso si los sueños y los ideales son mayormente destruidos o no se materializan por completo.
De: The Magic Labyrinth of Philip José Farmer. Borgo Press, 1984. © Edgar L. Chapman


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada