domingo, 3 de abril de 2016

Entrevista a Mónica Marchesky y Álvaro Bonanata

En los últimos años, en Montevideo, la editorial MMEdiciones ha publicado una antología anual de cuentos uruguayos de ciencia ficción. Detrás de esta propuesta están dos promotores del género: Mónica Marchevsky y Álvaro Bonanata. En esta entrevista nos cuentan cómo pudieron concretar su proyecto y cómo se ha ido superando año a año.
Cuásar: ¿Cómo surgió Ruido Blanco?
Mónica Marchesky: Hace cuatro años y por causalidad. Estábamos buscando otro perfil literario, ya que el fallido Grupo Fantástico de Montevideo no había resultado lo que en principio se esperaba. Nos encontramos con Enrique González, ideólogo y productor de la Feria Tecnológica que se desarrolla en el Latu en el mes de mayo. 
Nos propuso en principio escribir cuentos de ciencia ficción que tengan que ver con el desarrollo tecnológico. Eso implicaría una ciencia ficción “dura”, algo de lo que no estábamos acostumbrados escribir. Ajustando detalles, logramos que fuera una muestra de distintos estilos y poder así descubrir los subgéneros de la ciencia ficción que son muchos.
Álvaro Bonanata: Mónica, algunos amigos y yo teníamos la necesidad de lograr un espacio donde desarrollar lo fantástico y la ciencia ficción. La literatura uruguaya que más se publica es el ensayo histórico, todos los años aparece un sinnúmero de títulos. La ficción uruguaya es mayoritariamente realista. El género fantástico y la ciencia ficción son marginales, difícilmente veas un título de estos en una vidriera o en la mesa de novedades. Entonces, como por arte de magia, surgió la propuesta de Enrique.
C: ¿Cuál es el objetivo de Ruido Blanco?
AB: Nuestro objetivo es lograr un espacio de encuentro entre los escritores y los lectores de ciencia ficción. El subtítulo del libro es "cuentos de ciencia ficción uruguaya" porque apuntamos a la producción nacional. El significado que le damos uruguayo es "relacionado con Uruguay", va más allá de la nacionalidad o la residencia. Queremos que no sea un fenómeno montevideano, nos gustaría contar con aportes de escritores de todo el país. Ese objetivo lo vamos cumpliendo en forma parcial. Publicamos autores noveles, conocidos y clásicos.
MM: Yo pienso que el objetivo primario, que era publicar un libro de cuentos de ciencia ficción de autores uruguayos, se cumplió. Te comento que ahora, desde la óptica de los tres años que llevamos adelante el proyecto, el objetivo es un poco más amplio cada vez. Nos autopublicamos a través de MMEdiciones, vos sabés cómo es el tema de las editoriales, es difícil que se jueguen por un nuevo autor, como somos nosotros. También el objetivo es relacionarnos con editores y autores de otras latitudes, en eso, vos como editor de Cuásar, atendiendo a una ciencia ficción en español, estás más adelantado que nosotros que, por el momento, nos desarrollamos con autores uruguayos de acá y del exterior.
C: ¿Qué es el L.A.T.U?
MM: Laboratorio Tecnológico del Uruguay. Tener una certificación L.A.T.U. quiere decir que nuestra empresa o servicio ha pasado por una serie de análisis y ensayos que avalan el producto. En nuestro caso, estamos dentro del ámbito de la Feria Tecnológica que se desarrolla todos los años en el mes de mayo, en el Parque de Exposiciones de la institución.
C: A partir de su conocimiento de las obras uruguayas de ciencia ficción ¿se puede hablar de una literatura con identidad propia dentro de la literatura uruguaya?
MM: Luis, me parece que es como una semilla que nunca termina de germinar. Mucha gente ha venido sembrando ciencia ficción, nace, da dos o tres hojas y muere, no es un crecimiento constante, no es una fuerza que se compromete, que avanza con nuevos aportes y no es reconocida dentro de la literatura, salvo casos aislados o esporádicos.

C: A diferencia de Uruguay, en Argentina hubo algunos disparadores que desataron una fuerte actividad en torno a la ciencia ficción, como El Péndulo y Minotauro. ¿Faltó esto en Uruguay o es simplemente un mercado demasiado chico para albergar géneros?
AB: Quizás faltó alguna publicación o alguna figura referente que nuclease a los escritores y lectores de la ciencia ficción. Si bien es cierto que existieron personajes muy polémicos que intentaron ejercer ese rol, no lo han logrado. Por otra parte, Buenos Aires siempre ha ejercido una atracción gravitacional muy grande y estamos muy cerca. Horacio Quiroga y Tarik Carson se radicaron en esa ciudad. Otro ejemplo es Alberto Breccia, nacido en Montevideo, quien, como historietista, desarrolló toda su carrera en la otra orilla. Hay que recordar que Horacio Quiroga es considerado como uno de los pioneros de la Ciencia Ficción Argentina, entre otros por Elvio Gandolfo, sin embargo nació en la ciudad de Salto en Uruguay. Un detalle no menor a considerar es que la corriente mayoritaria de la literatura uruguaya considera que lo correcto es escribir literatura realista al estilo Mario Benedetti. Es significativo que los que han incursionado en el género fantástico, han sido bautizados como “Los Raros” por Ángel Rama. Las estanterías de las librerías montevideanas están dominadas por ensayos y biografías sobre figuras mediáticas y eventos históricos. Sobre el Pepe Mujica se han escrito cuatro o cinco libros, con varias ediciones agotadas. La ciencia ficción en este panorama es más bien marginal.
C: Aún así, en las últimas décadas han tenido escritores de peso que incursionaron regularmente en la ciencia ficción: Tarik Carson, Pablo Dobrinin, Ana Solari y Ramiro Sanchíz, entre otros. Incluso la obra de Levrero se mete con una versión más surrealista del género. Faltan editores o lectores, porque escritores evidentemente hay, como prueban sus antologías.
MM: Luis, lo que falta son editoriales que se “comprometan” por la causa de la ciencia ficción. Nosotros tuvimos que crear una editora y nos autopublicamos desde el primer libro. MMEdiciones es, por el momento, la cara de Ruido Blanco, que son los libros de antologías de escritores uruguayos que estamos llevando adelante. Este año el concurso “Carbono Alterado” de ciencia ficción ha registrado un record de trabajos enviados. El ganador y alguna mención, serán publicados en la antología. Si bien muchos de los escritores que mencionas han pasado a Buenos Aires a publicar y desarrollar su talento, acá en Uruguay estamos creando un ambiente de pertenencia. Creo que es un trabajo conjunto con escritores, dibujantes de historietas, ferias de tecnología y ciencia, atendiendo además a alguna producción de corto metraje o documentalismo. Ha habido publicaciones esporádicas que no han llegado a mantenerse en el tiempo. Yo lo veo como gritos en el desierto, si no hay un eco, si no hay lectores, si no se crean los ambientes propicios para el desarrollo del género, estaremos siempre recordando a los autores conocidos. Autores hay, Ruido Blanco está reconociendo el campo, viendo los actores con los que cuenta la literatura uruguaya, dentro y fuera de sus fronteras, es como pasar lista y lo más gratificante de todo es cuando escuchás: ¡Presente!
C: ¿Cuáles son los planes a futuro?
MM: Te cuento nuestros planes se comienzan a ejecutar luego de la presentación del último libro. Estamos ajustando los detalles para Ruido Blanco 4
Con RB4 vamos a hacer una “edición especial”, ya que se han presentado trabajos de autores comprometidos con la ciencia ficción. La idea es seguir adelante con este proyecto de reunir autores conocidos, desconocidos y olvidados. 
Ruido Blanco es una antología de autores uruguayos o escritores que tengan que ver con Uruguay, no pedimos credenciales, respetamos los archivos uruguayos, esto ya lo aclaramos muchas veces, pero hay personas que no entienden cual es uno de los propósitos de nuestras publicaciones. Una es volver a establecer al ámbito de ciencia ficción que está un poco olvidado acá, de este lado del Río de la Plata, y otra es dar a conocer autores que escriban ciencia ficción. 
No discriminamos, ya que para el próximo número vamos a tener a un argentino que ha vivido en Uruguay, que está afín a nuestra sociedad; pero si vamos a hablar de ciencia ficción uruguaya, eso se debe respetar, sino se hablaría de una ciencia ficción latinoamericana o rioplatense, que si bien hay algún proyecto al respecto, aún no se ha concretado. 
Cuásar tiene una apertura que nosotros aún no tenemos. Lo que queremos rescatar primero es nuestro lugar en el mundo, luego veremos qué pasa, pero tenemos que tener una base donde apoyarnos y esa base es esta antología de ciencia ficción de autores uruguayos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada